viernes, 24 de septiembre de 2010

El Ocho. Katherine Neville. 1988

Puntuación (de 0 a 10) = 4



Debe hacer unos 10 años que compré este libro en mi librería de siempre. El libro traía un error en la encuadernación y al pasar la página 150, se saltaba a la 300 y pico. Llevé el libro de vuelta, pero no había ningún otro ejemplar de El Ocho, así que me ofrecieron elegir entre esperar a uno nuevo o llevarme otro cualquiera. Pensé que la verdad es que lo que llevaba leído era muy aburrido, así que decidí pasar de él y lo cambié por uno de Noah Gordon.

Después de esto, ha habido muchas ocasiones en las que el libro se me acercaba por diversos caminos, pero siempre lo esquivé. Hasta este verano en que me quedé sin nada que leer, me ofrecieron este y acepté.

Definitivamente, mi primera impresión era correcta: el libro es una inmensa tontería. La historia es muy grande y muy épica pero nunca resulta creíble. Todo parece forzado e irreal. A las dos monjas les previenen contra un hombre malvado, lo conocen, lo odian y de repente es el mejor amigo y confesor de las dos. ¿De dónde ha salido eso? La trama tiene lugar en Francia a finales del XVIII principios del XIX, en 1973 en New York y en Argelia. No termina de estar mal situado, no es ese su mayor defecto.

Los personajes no son creíbles. Es imposible tragarse que todos estén en el ajo de esa manera y que todos se relacionen entre sí milagrosamente. A mi el libro me recuerda a los culebrones Venezolanos. Son una trama muy enrevesada y nada más. Sin guión, sin ambientación, sin personajes. Nada. Todo el libro se basa en sorpresas del tipo “Luis Alejandro es en realidad tu hermano y nunca lo has sabido”. Por favor.

2 comentarios:

  1. A las dos mojas les previenen.
    creo que te falta una n
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. @ administrador

    Tienes razón. Corregido, gracias.

    ResponderEliminar